Franjas/Gaza

Proyecto en colectivo con Cristian Espinoza

UN HECHO NOTICIOSO

El 15 de Noviembre del Año 2012 Israel realiza un demoledor ataque de misiles a la Franja de Gaza. La muerte de niños y las explosiones sobre el skyline de la ciudad pueblan los noticieros y las redes.Las imágenes del ataque brutal a distintas escalas, al igual que las veces anteriores, produjo una saturación sensorial, una saturación pornográfica.Hipertrofia sonoro-visual que más que acercar la realidad la aleja.

 

No el simple morbo, sino algo peor, una agresión amplificada a la tele-audiencia, pero una tele-audiencia incapaz de implicarse, peor aún, una naturalización de las imágenes, un límite dentro del cual todo lo demás es vivible. Como señala Virilio: “privándonos de nuestras libertades de acción y decisión al mismo tiempo que nos deja la apariencia de un poder que ya no estamos en condiciones de ejercer”, y más adelante “Cuando un pueblo puede ser mediatizado, ¡lo es!”(ARTE DE MOTOR:1993)

 

El impacto del “en vivo” es inversamente proporcional a su realidad. Es decir, las imágenes de Gaza bajo ataque son aterradoras, pero más preocupante es la posibilidad que estén ahí para narcotizarnos, llevarnos a un territorio de indeterminación sensorial, que finalmente naturaliza las atrocidades como conjunto, que transforman los hechos en hechos cine-dramáticos. Un ejemplo de ello está dado nuevamente por Virilio: “en 1993, para satisfacer las necesidades de una gran revista femenina, se filma a una “reina de belleza” elegantemente vestida mientras corre entre las ruinas de Sarajevo en medio de vehículos despanzurrados, imitando la huida mortal de los habitantes de la ciudad atrapados bajo el fuego de los snipers. La mira del fotógrafo de modas se confunde entonces absolutamente con la del asesino emboscador, y se nos invita a compartir su excitación solitaria”(ARTE DE MOTOR:1993)

 

Para explicar la psicosfera pornográfica que capitalizan las imágenes del bombardeo vale la pena escuchar a Benjamin: “La necesidad de exponerse a los efectos del choque es una adaptación del hombre a los peligros que lo amenazan (…) En el nivel de la existencia privada, todo peatón, en el transito de una gran ciudad, vivencia, así como todo ciudadano [vivencia] en el nivel histórico contemporáneo”. (LA OBRA DE ARTE EN LA ÉPOCA DE SU REPRODUCTIVIDAD TÉCNICA :1935)

DSC07936.JPG